Acupuntura y fertilidad

Tanto la Acupuntura por sí sola, como su combinación con los métodos y tratamientos de la Medicina convencional, puede ayudarte a alcanzar el objetivo deseado, quedarte embarazada.

Por una parte la Acupuntura nos ayudará a resolver las posibles causas de infertilidad como podrían ser: ovario poliquístico, endometriosis, estrés, ansiedad, etc.

Al mejorar el flujo sanguíneo del útero, también mejora la implantación del embrión.

En el caso del hombre cuando el esperma es de baja calidad con nº de espermatozoides insuficiente, la Acupuntura en la mayoría de los casos es altamente efectiva.

También muy recomendada en casos de abortos de repetición.

En cuanto a la pregunta muy frecuentemente planteada de que si la Acupuntura puede ser peligrosa estando embarazada la respuesta claramente es, no. Como salta a la vista por todo lo expuesto anteriormente, no sólo no hay problema alguno si no que es altamente beneficiosa, pues ayuda a la relajación y al equilibrio energético, eso si, siempre que el profesional que la aplique esté cualificado y por su puesto, sea un profesional de la medicina, a ser posible.

El tratamiento durante el último mes antes del parto, mejora las condiciones corporales y emocionales, reduciendo así el riesgo de complicaciones.

También útil en otros trastornos que aparecen durante el embarazo con relativa frecuencia, como son las náuseas y vómitos de los primeros meses, lumbagos, dolores dorsales y cervicales, depresión o pesadez de piernas.

Y la Acupuntura ayuda a equilibrar los organismos, restituyéndolos en su energía. Por que el ser humano es más, que la suma de los diferentes aspectos en que se puede definir su realidad.